Talleres Artesanales Reciclaje Creativo

Son talleres en los que cada participante colabora con su trabajo en la elaboración de los artículos Lazal para el beneficio de las causas que se están desarrollando en su entorno.

Ofrecemos un espacio donde abordar y humanizar distintas realidades sociales, dándolas a conocer y generando momentos para el análisis y la reflexión.

Objetivos Generales

 Fomentar la educación en la solidaridad.

Potenciar la participación activa de la ciudadanía en nuestro tejido social.

Lograr que los participantes adquieran habilidades manuales que les sirvan como herramientas para hacer sus propias creaciones en la vida cotidiana.

Tomar conciencia del valor del reciclaje creativo.

Materias primas

Basados en nuestra política del reciclaje creativo, damos otro uso y/o transformamos los objetos donados, modificando o mejorando para lo que habían sido creados inicialmente.

Muebles y enseres, pallets, cajas de frutas, ropa, cartón, tapones de corcho, vidrio, envases plásticos, excedentes de carpintería, mercería, textil, pinturas, electricidad, entre muchos otros.

Cada sesión de taller tiene una duración mínima de 2 horas. Podrán distribuirse según necesidades y participación deseada por el patrocinador.

Design Thinking

¿Qué es?

Es un método para generar ideas innovadoras que centra su eficacia en entender y dar solución a las necesidades reales de los usuarios. Proviene de la forma en la que trabajan los diseñadores de producto. De ahí su nombre, que en español se traduce de forma literal como “Pensamiento de Diseño”, o “La forma en la que piensan los diseñadores”.

Se empezó a desarrollar de forma teórica en la Universidad de Stanford en California (EE.UU.) a partir de los años 70, y su primera aplicabilidad con fines lucrativos como “Design Thinking” la llevó a cabola consultoría de diseño IDEO, siendo hoy en día su principal precursora.

¿Cómo funciona?

El Design Thinking se desarrolla siguiendo un proceso en el que se ponen en valor sus 5 características diferenciales:

La generación de empatía: hay que entender los problemas, necesidades y deseos de los usuarios implicados en la solución que estamos buscando independientemente de qué estemos desarrollando, siempre conllevará la interacción con personas. Satisfacerlas es la clave de un resultado exitoso

El trabajo en equipo, ya que pone en valor la capacidad de los individuos de aportar singularidad.

La generación de prototipos, ya que defiende que toda idea debe ser validada antes de asumirse como correcta. El Design Thinking propicia la identificación de fallos, para que cuando demos con la solución deseada, éstos ya se hayan solventado.

Todo ello bajo una atmósfera en la que se promueve lo lúdico. Se trata de disfrutar durante el proceso, y gracias a ello, llegar a un estado mental en el que demos rienda suelta a nuestro potencial.

Durante el proceso se desarrollan técnicas con un gran contenido visual y plástico. Esto hace que pongamos a trabajar tanto nuestra mente creativa como la analítica, dando como resultado soluciones innovadoras y a la vez factibles.

www.designthinking.es

Nuestro proceso de Design Thinking se compone de 6 etapas, pero no son lineales… se puede ir hacia atrás o hacia adelante en cualquier etapa, o saltar a etapas no consecutivas.